FECHA: 15 DE DICIEMBRE DE 2018
LUGAR: ECHO ARENA (LIVERPOOL, INGLATERRA)
PROMOTOR: LIVE NATION

El Hysteria Tour and More de Def Leppard completaba las últimas fechas del año con una gira por Reino Unido, contando con unos encargados de lujo para abrir la velada, ni más ni menos que los eternos Cheap Trick. El concierto de Liverpool demostró que ambas bandas se encuentran en un perfecto estado de forma, ofreciendo los de Rockford un show corto, efectivo, activo y directo, y los de Sheffield una autentica lección de cómo rendir tributo a un disco que ya forma parte de la historia de forma impecable con el añadido de un bonus en forma de hits.

Cheap Trick salieron a por todas y aprovecharon el tiempo limitado de su set para ofrecernos una decena de canciones que podrían formar por si solas un ‘greatest hits’ en toda regla. En formato quinteto (la guitarra rítmica corrió a cargo del hijo de Robin Zander) y con un Rick Nielsen más activo que nunca, la banda sonó arrolladora y a por todas desde el inicio.

Si bien a Robin Zander se le notó algo fatigado entre temas, supo cómo llevar la gente a su terreno ejerciendo de frontman perfecto. Abriendo un capítulo aparte, tenemos el show que desarrolla Nielsen con sus guitarras imposibles, constantes lanzamientos de cientos de púas y vinilos a la audiencia, gestos constantes, etc…

Hits como ‘California Man’, ‘Ain’t That A Shame’ y la tripleta final ganadora de ‘I Want You To Want Me’, ‘Dream Police’ y, por supuesto, ‘Surrender’ pusieron la música para un show que se hizo cortísimo, aunque altamente disfrutable. Como anécdota, destacar que Rick Nielsen bajó diez minutos antes del inicio del show a conversar con las primeras filas, preguntar si alguien asistiría al show en el club The Cavern que la banda daría al día siguiente, regalar púas, etc….

Posiblemente, Hysteria sea uno de los discos que más he escuchado en mi vida, recuerdo comprarlo el año de su salida siendo un adolescente y hasta el día de hoy habrá sonado cientos de veces en mi equipo de música. Def Leppard en su tierra son muy grandes, una banda aún más clásica y por lo tanto están en su zona de confort.

Apoyándose en un espectáculo visual a base de pantallas gigantes, que marcaban la cuenta atrás de arranque del show y el nombre de la ciudad de Liverpool con la misma tipografía que el logo de la banda, Def Leppard empezaron con ‘Woman’ y terminaron con ‘Love And Affection’ siguiendo el mismo orden del disco.

El repaso del multiplatino Hysteria (lleva vendidos más de 25 millones de copias desde su edición en 1987) se apoyó en un sonido espectacular, con interpretaciones fieles e impecables, pero aportando más empaque si cabe en los desarrollos instrumentales, con un escenario con pasarela central, escaleras envolviendo la batería de Rick Allen y el apoyo de las pantallas que iban emitiendo imágenes en tiempo real, videoclips, fotos, etc…

Aunque lo más importante es una banda en plena forma (Phil Collen con 61 años está hecho un chaval), con actitud, sonriente, y disfrutando del momento junto a una audiencia entregada. Hubo tiempo para rendir homenaje por las pantallas mostrando el solo de guitarra del gran Steve Clark; imposible no emocionarse viéndolo.

Con Hysteria ya revisado, la banda volvió a escena para el bis estrenando en la gira ‘Promises’, un medio tiempo del álbum Euphoria (1999) que, junto a la balada ‘When Love and Hate Collide’, supuso un pequeño bajón. Pero claro cuando en tu carrera dispones de material como ‘Lets Get Rocked’, ‘Photograph’ y ‘Rock Of Ages’, tu show solo puede finalizar de manera espectacular.

Joe Elliot nos deseó una feliz navidad a todos, y dudo que ninguno de los miles de espectadores que estábamos allí no saliera altamente satisfecho. Puestos a pedir un deseo, por qué no un show de homenaje a Pyromania. Viendo lo bien que están, sería algo fantástico.

TEXTO: ÓSCAR FERNÁNDEZ
FOTOS: FELIPE MARTÍNEZ

Artículo anteriorWhile She Sleeps pegan fuerte con ‘Haunt Me’
Artículo siguienteStick To Your Guns nos visitarán en abril