FECHA: 29 DE ABRIL DE 2022
LUGAR: SALA BÓVEDA (BARCELONA)
PROMOTORES: ROCKSOUND/THE MAD NOTE CO.

No fue una mala velada, pero tampoco la que esperábamos. Los de Nashville podían presumir de haber recogido el legado de monstruos como The Band, Byrds o Grateful Dead de la mejor manera posible: componiendo canciones excelsas.

Sin embargo, sobre el escenario, Cordovas no se mostraron tan efectivos como en disco, y aunque hubo algunos buenos momentos, el concierto no acabó nunca de arrancar. La banda es más que solvente, buenos músicos conocedores de la vasta cultura de la música de raíces americana, saben construir enormes melodías y unas armonías vocales preciosas, pero todo eso se iba perdiendo entre solos de percusión excesivamente largos, desarrollos instrumentales algo aburridos y minutos de auténtica verbena, que sinceramente, se podía haber ahorrado.

Como decíamos al principio, hubo segmentos en los que disfrutamos mucho, la interpretación del ‘Friend Of The Devil’ de Grateful Dead en acústico fue maravillosa, el mega clásico ‘Sweet Home Chicago’ sonó urgente y sincero, al igual que los momentos ocupados por temas tan bonitos como ‘Destiny’ o ‘High Kind Of Feeling’, pero la sensación general es que los Cordovas del escenario suenan muy diferentes al imperial nivel exhibido en discos como Destiny Hotel (2020) o That Santa Fe Chanel (2018). De hecho, visto el nivel adquirido en la evolución de la banda, éramos muchos los que creíamos que podíamos estar ante uno de los conciertos del año, y al final sin ser una decepción, todo se quedó un poco a medias.

Alguien me dijo a la salida, que siendo una de las mejores jam band de la actualidad, se esperaba mucho más. Quizás ese fue nuestro error, tener unas expectativas demasiado altas y tomar a Cordovas por lo que no son, porque nadie niega sus méritos, pero todavía están muy lejos de ser una banda incontestable.

ANDRÉS MARTÍNEZ

Artículo anteriorLa joya del día – ‘Angst’
Artículo siguienteELI PAPERBOY REED – ‘Down Every Road’