Inicio En Directo Crónica – Aborted (Barcelona)

Crónica – Aborted (Barcelona)

La mejor gira de brutal death en años.

FECHA: 10 DE NOVIEMBRE DE 2018
LUGAR: SALA BÓVEDA (BARCELONA)
PROMOTOR: MADNESS LIVE!

Cuatro bandazas como cuatro soles. Aborted, Cryptopsy, Benighted, y para los entendidos, la nueva revelación: Cytotoxin. La mejor gira de brutal death en años, y esta vez sí, llenazo bestial pocas veces visto en el estilo… pero también muy incómodo.

Cytotoxin lo están petando y comprobamos pronto por qué. En sólo media hora nos vapulearon con sus máscaras de gas, señales de tráfico que indican cuándo debe iniciarse el circle pit y, en definitiva, todo lo que nos chifla del rollo. Eso pasa por la ultratécnica claramente deudora de Origin o Necrophagist, pero también, y ahí llega el jolgorio, a través del slam. Una combinación letal que puso la sala del revés. Mención especial merece Grimo, su cantante y showman, un cachas al que le falta un tornillo y que lo dio todo para aniquilarnos, ya fuera desde el escenario o encima de la barra. Tremendo espectáculo.

Benighted son incapaces de dar un mal show, y si la segunda que tocan ya es ‘Let The Blood Spill Between My Broken Teeth’, aquello no hay quien lo pare. El siempre descalzo Julien Truchan sigue intratable, y aunque el cancionero nos pasó por encima, igual eché en falta un poco más de implicación por parte de sus compañeros. Otro excelente concierto suyo, pero por increíble que parezca, les he visto mejores.

Para lo de Cryptopsy no hubo palabras. Histórica lección. Contra la vieja escuela no se puede luchar. A Matt McGachy no le hace falta moverse demasiado para fundirte los tímpanos con su chorrazo, y sus tres secuaces son superdotados. Musicazos de otro planeta. Lo que nos presentaron de su nuevo EP atronó de la leche, pero con sus numerosas incursiones al legendario None So Vile alcanzamos el nirvana.

En cuestión de público, con Aborted la cosa ya se puso imposible. Me costó mucho centrarme al tener que compartir espacio con unos neandertales vaciándome cubatas en el brazo o golpeándome constantemente. Las pupilas casi les llegaban al cogote, y el asunto se puso incluso peligroso cuando alentaron dos veces a un guiri del merch para que se tirara sobre la gente… ¡Desde 2 metros de altura y con la peña de espaldas, sin esperarlo! Mucha tensión con esa escoria, casi se llega a las manos… Pero Svencho a lo suyo, porque por fin lo ha conseguido. El incansable líder de Aborted es el único veterano del brutal que en su día prestó atención al deathcore, y básicamente ese tipo de show es el que brinda a sus audiencias, que suelen desconocerlo. Atrezzo, nervio sobre las tablas, cañones de humo, breakdowns destructores, colabos… Lo suyo es una actualización del brutal, lo han llevado al siglo XXI, y por eso ahora meten varios cientos de personas más que el resto de sus coetáneos. Tras tantos años de sacrificio, se lo merecen.

PAU NAVARRA