Nadie dijo que fuera fácil hacer un buen podcast. Son muchos los aspectos y los detalles que se deben tener en cuenta antes, durante y después de grabar, sobre todo si se quiere hacer algo con cara y ojos. No existe una fórmula mágica y mucho menos quiero sentar cátedra. Soy el primero que intento aplicar todo esto, con más o menos fortuna, en mi podcast. Ojalá estos consejos y reflexiones os ayuden a enfocar o mejorar vuestros proyectos. Después de nuestros primeros cinco consejos, aquí van los cinco finales.

6/ Busca la duración justa. No existe una duración correcta, pero debes encontrar la adecuada para tus podcasts. Para empezar, algunos oyentes prefieren podcasts cortitos, de media hora como mucho, para escuchar de camino al trabajo, por ejemplo. Otros prefieren podcasts largos, los que abordan temáticas o entrevistas en profundidad. Si me pides mi opinión personal, 45 minutos me parecen perfectos porque pueden dar para mucho; pueden saciar la curiosidad del oyente sin cansar.

7/ Compromiso y regularidad. Debes comprometerte con el podcast y con tu audiencia. Semanal, quincenal, mensual… Esta periodicidad deberás tenerla en cuenta desde el primer momento. Organízate y no faltes a tu cita. No hay nada menos profesional que la inconsistencia, la volatilidad. Si no te tomas en serio tu proyecto, la gente tampoco lo hará. Los podcasts ‘pop up’ o intermitentes, esos que aparecen y desaparecen cuando menos te lo esperas no enganchan. Cuesta mucho enganchar a los oyentes y es muy fácil perderlos si descuidas este aspecto.

8/ Cuida la posproducción. En este punto, más técnico, no me alargaré demasiado. Una mala calidad de audio va de la mano de una mala experiencia como oyente. Intenta grabar en un buen estudio -seguro que tienes una emisora local buscando colaboradores más cerca de lo que te piensas- o compra un equipo -existen opciones muy económicas, y de hecho con un buen micro de podcasting con USB tienes suficiente- e investiga sobre acústica (hay infinidad de trucos caseros en internet, como el grabar con un armario abierto lleno de ropa justo detrás para evitar el rebote). Una vez grabado el programa, es importante reducir el ruido de fondo y equilibrar las voces. Es muy fácil y tienes millones de tutoriales en YouTube al respecto.

9/ Haz autocrítica y pide feedback a tus oyentes. Escúchate para tomar nota de cosas que puedes mejorar. ¿Tienes coletillas? ¿Se te escapan muchos ‘eeeee’ entre frase y frase? Practica la autoexigencia bien entendida. Pásale los podcasts a gente de confianza, mucha confianza, aquellas personas que te dirán realmente lo que piensan. Merece la pena recordar que los podcasts, como otras formas de comunicación surgidas con la digitalización, rompen el esquema unidireccional de los grandes medios de comunicación de masas: un emisor y muchos receptores. La relación entre el productor de podcasts y su audiencia puede ser muy cercana, estrecha. La comunicación puede tener dos sentidos, horizontal. Y es que existen las herramientas para fomentar y aprovechar la interacción (leer en el podcast los últimos comentarios recibidos es solo un ejemplo). Hablo del apartado de comentarios de plataformas como iVoox, pero también estoy hablando de redes sociales e incluso correo electrónico. Esto les convierte en parte fundamental del programa, lo cual genera cierta sensación de comunidad y facilita por tanto su engagement.

10/ Olvídate del número de reproducciones y apóyate en otros podcasts. En los inicios es fácil obtener un buen pico de escuchas por la novedad y el efecto ‘familia-y-amigos’, pero las estadísticas caigan en picado en las siguientes entregas. Esto del podcasting, como en tantas y tantas cosas en la vida, requiere constancia, perseverancia. Piensa que nadie (a no ser que seas un influencer con una base amplia de seguidores) obtiene miles de reproducciones en su estreno. El podcast crecerá poco a poco, de manera orgánica, si sigues todos estos consejos (y muchos otros que seguramente encontrarás en páginas especializadas). Y si quieres un empujoncito siempre puedes darte de alta en la versión ‘premium’, la no gratuita, de las plataformas que alojan podcasts. Su algoritmo te beneficiará, te dará visibilidad.

Por último, no veas al resto de programas de la podcastfera como rivales. En todo caso, forman parte de una competencia muy sana, de la que puedes aprender mucho. Promociona otros podcasts. Eso no te restará oyentes, no canibaliza, sino que os hará crecer a todos.

LUIS BENAVIDES

Artículo anteriorOLD SKOOL INTERVIEWS – YOUTH BRIGADE
Artículo siguienteEntrevista a Mannequin Pussy – Camino de la perfección