Inicio Críticas de Discos CODE ORANGE – ‘Underneath’

CODE ORANGE – ‘Underneath’

Una experiencia intensa, interesante e inquietante.

Pese a sus modestos inicios, cuando todavía se hacían llamar Code Orange Kids, la banda de Pittsburgh siempre ha dado la sensación de que aspiraba a más. A mucho más. En las entrevistas solían desmarcarse de toda la escena metalcore y aseguraban que su intención era ofrecer una alternativa a todos aquellos que les gusta la música agresiva, pero no se conformaban con lo que se les estaba ofreciendo.

Su fichaje con Roadrunner, sello con el que lanzaron su aclamado tercer álbum, Forever, les dio el empuje necesario para disfrutar de una serie de oportunidades que pocas veces se presentan a una banda acostumbrada a girar en furgoneta. Por eso verles en la alfombra roja de los Grammy en 2018 fue tanto un shock como un motivo de esperanza. Esperanza de que quizá su plan no fuera tan loco, o arrogante, como pudiera parecer. De ahí que la aparición de su siguiente trabajo se esperase con tanta expectación.

Y bien, ¿dónde encaja Underneath en todo esto? Pues se hace difícil de decir. Artísticamente ofrece una experiencia intensa, interesante e inquietante, pero objetivamente cuesta imaginarlo desplazando de las listas a Five Finger Death Punch.

Aunque algunas de sus canciones son las más melódicas que han hecho hasta ahora, caso de la propia ‘Underneath’, ‘Who Am I’ o ‘The Easy Way’, en las que suenan más como unos discípulos de Nine Inch Nails que de Converge, la banda ha optado por una producción abrasiva y ruidista, en la que los efectos te perforan el oído y entran a saco para irrumpir en lo que está sucediendo.

Puede que hasta te preguntes si tu reproductor está fallando como en ‘In Fear’. Al igual que en Forever, Code Orange alternan algún tema cercano al rock alternativo (‘‘Sulfur Surrounding’, ‘Autumn And Carbine’) con cacofonías como ‘Cold Metal Place’ o ‘Back Inside The Glass’, y piezas en las que recuperan su lado más hardcore, si bien revestidas de texturas electrónicas, como ‘Last One Left y ‘Erasure Scan’.

Me encantaria que Code Orange lo petasen, pero si The Dillinger Escape Plan, otra de las influencias aquí presentes, no lo lograron, mucho me temo que les costará lo suyo. Aunque viendo que la chavalada se vuelve loca por alguien como Ghostemane, quizá tengan su oportunidad.

JORDI MEYA