Inicio Críticas de Discos COBRA – ‘Fyre’

COBRA – ‘Fyre’

Vuelven a mordernos con fuerza.

Teniendo en cuenta lo ocupadísimos que han estado sobre todo dos de sus miembros -David González con Berri Txarrak y Ekain Elorza con Morgan- a nadie debería extrañar que a Cobra les haya costado otros cuatro años volver a asomar la cabeza. Pero una vez más, cuando lo han conseguido, es para mordernos con fuerza.

Como ya hicieran en el anterior Riffyard (2016), el cuarteto muestra su ambición para no quedarse atado a estilos como el stoner o el sludge con los que se les asoció en sus inicios. Naturalmente, algo de eso queda en temas como ‘Parasites’ y algún otro pasaje mas setentero, pero en Fyre dan un paso más para liberarse de cualquier corsé. Ya de entrada, ‘Firebird’ inicia el album con un arranque blackie, para dar paso a un riff hard rockero que hubieran firmado Kvelertak con orgullo. Luego, ‘No Miracle’ galopa sin mirar atrás con un punteo más heavy a cargo de Josu Luengo y un estribillo notable. En ‘Emerald City’ salen con el turbo puesto a lo Motörhead, antes de que Haritz Lete matice el tema con un giro melódico.

Seguramente sean la mayor velocidad de los tempos y las melodías, los dos elementos que más distancian este álbum de los anteriores. Por ejemplo, ‘Oroiminduak’ -uno de los temas cantados en euskera- difícilmente hubiera encajado en otro de sus discos, pero aquí ayuda a que todo fluya mejor. ‘Letdown’, con su aire a lo Turbonegro, y ‘We Are Next’, con un inicio más pausado que desemboca en una parte más rabiosa con Liam de Cancer Bats como invitado, son otras novedades que se agradecen. Puede que la serpiente esté mutando de piel, pero sigue siendo igual de mortífera.

JORDI MEYA