Inicio Críticas de Discos BLUT AUS NORD – ‘Disharmonium – Undreamable Abysses’

BLUT AUS NORD – ‘Disharmonium – Undreamable Abysses’

El resultado es eficaz, avivando tus pesadillas mientras te fríen el cerebro.

Once años han pasado desde que Blut Aus Nord hicieran un cambio de rumbo ya significativo con la trilogía de los 777. Alejándose del black metal crudo y ortodoxo que practicaban desde sus inicios en 1994, y siguiendo la estela de sus compatriotas Deathspell Omega, consolidaron junto a ellos el avant-garde black metal francés.

Desde entonces han construido un universo alucinógeno propio y único donde en cada disco podemos encontrar a una banda reinventándose una y otra vez, pudiendo ser que en ocasiones te vuele la cabeza como que te deje indiferente.

Con Disharmonium – Undreamable Abysses vuelven a mostrar su faceta más oscura y retorcida, volviendo a su antepenúltimo Deus Saluti Meae o el split con Aevangelist, Codex Obscura Nomina, conjugando disonancias y psicodelia cósmica perfectamente.

Los primeros sonidos de ‘Chants Of The Deep Ones’ ya auguran un viaje de lo más hondo a las entrañas de lo abisal. Qué idas y venidas constantes con la línea de bajo… Marean, desestabilizan y te hacen perder el equilibrio, como si en una cuerda floja nos tambaleáramos en la inmensidad del universo. Punteos de guitarras latentes pero efímeros, como estrellas que nos indican la dirección para no perdernos ante tanta negrura. Gruñidos y alaridos ininteligibles son las únicas muestras de vida más allá de la nuestra. Magnífico ese efecto de guitarra (los músicos sabréis…) que me recuerda a un theremín y que hace que la sensación de levitar sea casi una realidad palpable.

‘Tales Of The Old Dreamer’ sigue con la densidad y opresión sonora, pero a marchas más lentas, pues ya estamos muy lejos de cualquier parte y no es necesario ir tan rápido, ya no hay por dónde escapar. La melodía vocal es prácticamente inexistente hasta la parte final del tema, donde unos tímidos coros irán a la par que el doble bombo y la caja, aumentando el delirio y la intensidad.

Otra apertura ambient para la tercera ‘Into The Woods’, pausada y jazzística a la vez que saturada y desquiciante. Se repite la atmósfera malsana que ha ido sucediendo desde el principio y en todo momento, sólo un breve blast beat que sabe a poco para volver al estado etéreo y sedante predominante aquí hallado.

Nada que ver con ‘Neptune’s Eye’, rápida y agresiva, como un torbellino que te aspira hacia un agujero negro. Se desdoblan las armonías y tintes de post rock, post metal, dibujan un pentagrama de partículas vibracionales en el hipotálamo.

De nuevo emergen las complejidades de tempo propias del jazz en la percusión en ‘That Cannot Be Dreamed’. Es en este tema donde encuentro similitudes con sus compañeros de sello, Ulcerate. A estas alturas, da la sensación que todo el disco sea compuesto de una única canción con pasajes más pausados que otros, pero en general, una composición muy lineal en los elementos sonoros que intervienen para lo que habitualmente son Blut Aus Nord.

La penúltima ‘Keziah Mason’ sigue este viaje por la misma senda antes mencionada. Las voces guturales tienen más cabida que las corales, el ritmo es constante, no muy rápido, pero firme y decidido. Es quizá en la final ‘The Apotheosis Of The Unnamable’ donde percibo el black metal cósmico por donde va a ir el camino y que han tomado el testigo, en su vertiente más extrema, bandas como Decoherence, Palus Somni, o del Pràva Kollektiv, Voidsphere y Arkhtinn.

La reiteración sonora que es Disharmonium – Undreamable Abysses, la falta de variaciones o elementos vocales prácticamente inexistentes o perceptibles, acentúan la densidad y la claustrofobia mental a la que te someten. El resultado es eficaz, avivando tus pesadillas mientras te fríen el cerebro.

SANTA

Reseña
Blut Aus Nord
7
Artículo anteriorLa joya del día – ‘The Who Medley’
Artículo siguienteTHE DRY MOUTHS – ‘Thödol’