Inicio Críticas de Discos BLOWFUSE – ‘Daily Ritual’

BLOWFUSE – ‘Daily Ritual’

Mucho más que un disco de revival punk.

Si has tenido la suerte de ver a Blowfuse en directo, sabrás que sus conciertos son un auténtico desfase. Pero resulta que, bajo esa apariencia de monos salvajes, hay cuatro tipos que realmente se toman la música muy en serio.

Puede que su cuarto trabajo dure apenas media hora, pero como nos contaron en una entrevista que podréis leer en el próximo número de RockZone, detrás hay un montón de meses de trabajo. Por no hablar de un importante esfuerzo económico para poder trabajar con el productor canadiense Arnold Lanni (Simple Plan, Our Lady Peace) y el mezclador Nick Didia (Stone Temple Pilots, Billy Talent). La buena noticia es que todo ese sacrificio ha valido la pena.

Daily Ritual es un disco que enamorará a cualquiera que haya crecido escuchando punk californiano de los 90 y tenga a bandas como Pennywise o The Offspring en un lugar especial. Temas como ‘Dreams’, ‘Angry John’, ‘Change Your Mind’ o ‘So Long My Friends’ son pura zapatilla con melodías super pegadizas, pero con suficientes recursos y giros para que no sean una simple copia. Suenan familiares, pero frescas al mismo tiempo.

Sin embargo, lo mejor es que Daily Ritual es mucho más que simplemente un disco de revival punk. Los barceloneses siempre han tenido también otras influencias guardadas en la manga y aquí las han sacado con aún más atrevimiento. En ‘Bad Thoughts’, ‘Outta My Head’ o ‘Hit The Ground’ encontrarás aromas de los primeros Red Hot Chili Peppers o Jane’s Addiction. No sólo aportan variedad, sino que además permiten que brillen como instrumentistas. El trabajo de Víctor al bajo, Ricard a la batería y un Sergi que se descuelga con grandes solos de guitarra, los eleva a un nivel superior. También sorprende ‘Sunny Daze’ con su rollo a lo Sublime y un Óscar que se sale de su registro vocal habitual.

Gracias a todos ellos, Daily Ritual consigue ser un disco de lo más dinámico y sorprendente. A poco que tengan un poco de suerte, estoy seguro de que les reportará un montón de alegrías. Lo merecen.

JORDI MEYA