Inicio Críticas de Discos BLINK-182 – ‘Nine’

BLINK-182 – ‘Nine’

La producción acaba ahogando las canciones hasta dejarlas casi sin alma.

Por mucho que me gustase California e incluso llegara a pensar que la incorporación de Matt Skiba era lo mejor que les podía haber pasado a Blink-182 tras la marcha de Tom Delonge, en el fondo sentía que detrás de todo había mucho truco. Aunque las canciones por lo general eran buenas, el tufillo sobreproducido que impregnaba aquel disco resultaba un tanto preocupante de cara al futuro. 

Precisamente, sus recientes colaboraciones junto a artistas como Steve Aoki, Lil Wayne, The Chainsmokers o Simple Pleasures, el proyecto de Mark Hoppus a pachas con Alex Gaskarth de All Time Low, daban ciertas pistas de que a día hoy parecen más interesados por el pop mainstream contemporáneo que en el pop punk híper acelerado con el que se coronaron. Teniendo en cuenta esos precedentes, no debería sorprendernos lo más mínimo comprobar que Nine suena a una versión potenciada de su antecesor. 

El problema es que esta vez se les notan demasiado las costuras. Es lo que suele ocurrir cuando pasas más tiempo en el estudio que en local de ensayo. Cortes como ‘Darkside’, ‘Blame It On My Youth’ y ‘I Really Wish I Hated You’ llevan tanto autotune como cualquier álbum de urban music actual. Lo peor de todo es que cuando salta algún chispazo (‘The First Time’, ‘Run Away’, ‘No Heart To Speak Of’) la producción acaba ahogando las canciones hasta dejarlas casi sin alma. 

Por otra parte, ‘Generational Divide’ y ‘Ransom’ pretenden justificar de alguna manera su background skate punk, pero acaban resultando forzadísimas. Como siempre, el trabajo de Travis Barker sigue siendo lo más remarcable instrumentalmente. Por eso fastidia aún más que en muchos instantes suene una caja de ritmos en lugar de una batería de verdad (el experimento de ‘Black Rain’ es otro desastre clamoroso que sumar a la lista). 

Echando la vista atrás, resulta irónico que hace 20 años parodiasen a los Backsteet Boys cuando ahora parecen querer jugar en su misma liga.

GONZALO PUEBLA