Inicio Críticas de Discos BLACK SABBATH – ‘Technical Ecstasy (Super Deluxe)’

BLACK SABBATH – ‘Technical Ecstasy (Super Deluxe)’

El gran tapado de su discografía.

Hay muchas cosas que en la carrera de Black Sabbath damos por sentadas: Que los seis primeros discos son más grandes que la vida, que la época Tony Martin dispone de más fans de los que muchos creen, la eterna discusión que nunca envejece de si con Dio o con Ozzy, que Born Again es ese clásico de culto que toda banda ha de tener… pero ¿se puede saber qué pasa con Technical Ecstasy?

Se da por hecho que no vale la pena centrarse en él cuando ya está fuera de esos míticos seis primeros álbumes, y que, además, fue un fracaso comercial propio de una banda que todo el mundo empezaba a dar por acabada. Pues, a pesar de eso, Technical Ecstasy, publicado originalmente en septiembre de 1976, es el gran tapado de la discografía de Black Sabbath. Aunque todavía quedaba por llegar un disco como Never Say Die! -donde la fatiga de una banda viendo su propio final era evidente-, Black Sabbath eran poco menos que un polvorín, pero llegados a este punto pusieron eso de ‘perdidos al río’ como la bandera para crear este álbum.

No hay otro trabajo en toda su carrera comparable a este. Si alguna vez Black Sabbath estuvieron cerca de ser una banda progresiva fue aquí: ¿Te has preguntado como sonaría The Wall con Ozzy a la voz? Pues solo hay que escuchar ‘Gypsy’. También incluye sus mejores baladas -sí, incluso por encima de ‘Changes’- en forma de ‘She’s Gone’ y esa preciosa ‘It’s Alright’ cantada por Bill Ward, que se podía haber ganado la vida como crooner. Se muestran funkys como nunca los habíamos visto en ‘All Moving Parts (Stand Still)’, rockeando como si fueran unos Status Quo pasados de whisky en ‘Rock N’ Roll Doctor’ o, faltaría, sacando riffs del mismo averno como en la excelente ‘You Won’t Change Me’. Por todo ello, Technical Ecstasy es su trabajo más ecléctico.

Que el álbum haya sido recompensado con esta edición deluxe, quizás sea un primer paso en darle el estatus y reconocimiento que sin duda merece. En lo que refiere al material extra incluido en los otros tres CDs, destaca una nueva mezcla hecha por Steve Wilson y un concierto de la gira, donde tocaban temas que rara vez hemos podido escuchar en sus conciertos.

El libreto y la memorabilia es lo más goloso de todo el paquete ya que queda documentada una etapa de Black Sabbath poco conocida y que no deja de ser tan fascinante como otras más famosas. Así que si un día queréis salir fuera de la zona de confort de Black Sabbath, nada como Technical Ecstasy va a funcionar mejor.

RICHARD ROYUELA