Uno que no sabe mucho de Bolsa pero como gran inversor que es, tiene unos cuantos millones de euros ahí metidos, se sorprendió al ver recientemente el batacazo de sus acciones. Contacté con mi broker privado y su respuesta fue que que la detención de una ejecutiva china propició el crash. Así pues, lo primero que pensé es ¿pero qué importancia tiene esta mujer para que se arme todo el revuelo?

Los datos, esa concesión que muchos de nosotros hacemos a cambio de horas de entretenimiento ‘gratuito’ y un buen puñado de Likes para sentirse autorrealizados.
Pero la cosa es más seria de lo que parece. Se ve que ahora las grandes corporaciones están como locas por saber qué marca de condones ha comprado tu vecino y qué colonia usa la profesora de tu hijo, ya que con la estadística, pueden influenciarte en tus próximas decisiones.

Internet decían que democratizaría la música y que los jóvenes talentos tendrían igualdad de oportunidades. El caso es que aquí siguen mandando los de siempre.
Quizá nuestras listas de reproducción de Spotify sean estudiadas en detalle para crear nueva música que se adapte a tus necesidades. Quizá en estos precisos instantes estén comiendo en la misma mesa matemáticos y ‘tiburones de Wall Street’ diseñando a la nueva ‘banda sensación’.

De todas formas, hay algo que no me cuadra en esta historia, y es que si tanta información sobre nosotros manejan, cómo es que Smashing Pumpkins siguen sacando discos tan malos. ¿Qué parte no ha entendido Billy Corgan?

IPANEMA LEAKS

Artículo anteriorEl Resurrection Fest añade a su cartel a Gojira, Berri Txarrak y más
Artículo siguienteEntrevista a Fat Mike – El último mohicano