Inicio Opinión Bienvenidos a los podcasts de pago

Bienvenidos a los podcasts de pago

DíAS DE RADIO - La columna de Luis Benavides

Las plataformas de vídeos en streaming como Netflix, Amazon Prime y HBO se han adueñado de las pantallas de varios cientos de millones de personas en todo el mundo. Los más veteranos recordamos el concepto pay per view (pago por visión), una especie de televisión a la carta entonces al alcance de unos pocos privilegiados. De eso no hace tantos años. Ahora por apenas 10 euros tienes una pila de películas y series, las que te puedas imaginar y más; tarifa plana para pegarte unos buenos atracones o binge-watching.

Estos precios más o menos populares, además, han acabado prácticamente con el ‘topmanta’ de películas y series. Como el Spotify y otras plataformas acabaron con la piratería musical. ¿Qué pasa con los podcasts? ¿Estamos dispuestos a pagar por tener acceso a programas de radio enlatados? Si los diarios digitales se están planteando cada vez más seriamente volver al método de la suscripción, ¿por qué un buen podcast debería ser una excepción? ¿Se acerca el final del ‘todo gratis’ en internet?

Sobra decir que detrás de un podcast de 30 minutos bien elaborado hay bastantes horas de trabajo previo, de preparación y producción, y seguramente también de edición posterior. Un buen ejemplo de dedicación y profesionalidad en esto del podcasting es Bienvenido A Los 90, el espacio de Roberto Martínez. Este locutor empezó esta aventura en enero del 2012 desde los estudios de la madrileña Radio Utopia y ahora, después de pasar por otras emisoras, acumula a sus espaldas unos 600 programas, todos disponibles en la plataforma Ivoox. Todas las entregas de este ultrarecomendable programa, como bien indica su nombre, tienen el sonido de guitarras de esa maravillosa década de los 90 como hilo conductor.

Entre sus programas hay entrevistas, recomendaciones discográficas y sobre todo monográficos, alguno tan interesante y atractivo como el 546: ‘¿Cuándo y por qué dejaron de molar los Foo Fighters?’. Imposible no pinchar en el enlace con semejante título. Servidor y otros 700 usuarios habituales de Ivoox, la mayoría suscriptores del canal, picamos y escuchamos atentamente su teoría. Y podrás estar de acuerdo o no con sus opiniones, pero su rigor en cuanto se trata de dar fechas, datos y otros detalles es de matrícula de honor en la facultad de Ciencias de la Información. Con todo esto quiero decir que Bienvenido A Los 90 es un podcast que merece mucho más reconocimiento si cabe, muchas más reproducciones, pero también generar ingresos.

Este programa, un híbrido entre un programa de radio en estudio y un podcast en palabras del propio Roberto, empezó a aceptar donativos por petición de los oyentes, que empezaron a preguntarle cómo podían colaborar económicamente. Me contaba el director de este interesante programa que estudió diferentes vías como Patreon -permite fijar un ingreso mínimo para acceder a ciertos contenidos- y iVoox, una plataforma que desde hace un tiempo permite monetizar el trabajo de los podcasters.

Roberto me explicaba que actualmente iVoox permite hacer una aportación mensual totalmente libre y sobre esa cantidad la plataforma se queda un 40%. Como os podéis imaginar, no vive de su programa. Las donaciones le sirven para pagar el Plan Pro de Ivoox (unos 24,90 euros mensuales), pues su único objetivo ahora mismo es seguir haciendo el programa y llegar a más gente.

Me quedo con una frase del director de Bienvenido A Los 90: “El mercado cada vez pide contenido más preciso y me da la impresión que alguien llegará y cambiará las reglas de juego del podcasting en España”. Y estoy de acuerdo. Los podcasts orientados a una temática muy específica , los de nicho, tienen un público muy interesante y fiel, dispuestos a pagar por programas de calidad. Cuanto más específico, mejor. Si haces un podcast del montón y dirigido al gran público, en el sentido más mainstream de la palabra, tienes muchas papeletas para pasar totalmente desapercibido.

Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo a podcasters como Roberto, que también prepara un nuevo proyecto llamado Subterfuge Radio. Efectivamente, como el sello madrileño. Y hasta aquí puedo contar ahora mismo. Stay tuned!