Inicio Críticas de Discos BASEMENT – ‘Beside Myself’

BASEMENT – ‘Beside Myself’

La respuesta británica a Jimmy Eat World.

En una escena musical atomizada en estilos y subcategorías a veces es refrescante encontrarse con una banda que simplemente quiere enchufar sus instrumentos y rockear. Ésa es la sensación al escuchar el cuarto álbum de Basement, cuya falta total de pretensión acaba convirtiéndose en uno de sus mayores atractivos.

Desde que reaparecieran en 2016, tras un parón de cuatro años, la banda ha conseguido crecer de manera cada vez más acelerada sin que su credibilidad se haya puesto en cuestión, ni siquiera por el hecho de que Beside Myself aparezca en el mismo sello que Twenty One Pilots o Paramore, o que cuatro miembros de sus cinco miembros hayan abandonado su Inglaterra natal para irse a vivir a Estados Unidos.

Esta decisión vital impregna buena parte del contenido del nuevo disco. En las letras el vocalista Andrew Fisher habla del sentimiento de sentirse desconectado, de la dificultad de mantener una relación a distancia o de la depresión por sentirse atrapado.

También musicalmente se establece ese puente entre unas guitarras muy americanas a lo Foo Fighters o Jimmy Eat World (‘Be Here Now’, ‘Keepsake’, ‘Slip Away’) y unas melodías que siguen una tradición más anglófila. En la parte negativa, se les puede achacar el ser un pelín lineales, con casi todos los temas construidos sobre tempos muy parecidos, y se echa de menos alguna pizca más de desgarro, algo que por otra parte ya ocurría en el anterior Promise Everything, pero queda subsanado por la calidad de las canciones.

JORDI MEYA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here