Inicio Críticas de Discos BAD WOLVES – ‘Dear Monsters’

BAD WOLVES – ‘Dear Monsters’

Tiene potencial suficiente para que inicien una nueva etapa sin lastres del pasado.

Crítica disco 'Dear Monsters' de Bad Wolves

Cambiar de cantante para un grupo siempre es realmente complicado. Posiblemente por eso, únicamente se produce cuando: a) hay un muerto de por medio, o b) el mal rollo es tan grande que se ve como la única solución posible. El de Bad Wolves sería este segundo caso.

Nadie sabe exactamente qué pasó entre Tommy Vext y el resto de sus ahora ex compañeros, pero al parecer el detonante fueron diferencias ideológicas insalvables (Vext es más trumpista que Trump) y hasta se habla de que llegaron a las manos. En todo caso, Bad Wolves han hecho borrón y cuenta nueva, y publican su primer álbum con Daniel ‘DL’ Laskiewicz, el que fuera fundador y guitarrista del grupo de metalcore The Acacia Strain entre 2001 y 2013. Curiosa elección, pero que escuchando el disco, está claro que han encontrado lo que buscaban.

A la estela de lo que ya podríamos denominar como sonido ‘Better Noise’, Bad Wolves ofrecen ese metal mainstream enfocado a colar varios singles en las emisoras americanas y llevar al grupo a, potencialmente llenar pabellones con los miles de fans de bandas como Five Finger Death Punch, Disturbed o Nickelback. Es evidente que nunca les darán un premio por su originalidad o inquietudes artísticas, pero si se trata de facturar temas con potencia y gancho a partes iguales, lo hacen realmente bien.

Ya el recibimiento con ‘Sacred Kiss’ pone sobre la mesa sus intenciones. Es el perfecto resumen de lo que son Bad Wolves, un estribillo super pegadizo, partes cañeras con incluso doble bombo, un breakdown, y hasta una parte acústica que me ha recordado al famoso ‘Old Town Road’ de Lil Nas X.

‘Never Be The Same’ es aún más melódica de principio a fin, pero la batería le sigue proporcionando un gran empuje. Pero como si quisieran ajustar todavía más el tiro, la banda rebaja las partes más metal en ‘Lifeline’, con un estribillo muy Nickelback, y  baladas como ‘Wildfire’, ‘Gone’, ‘In The Middle’ o la épica ‘Springfield Summer’, que de golpe te sorprende con un solo de guitarra a toda pastilla. Y es ahí donde se entiende por qué Laskiewicz fue el elegido, y es que el tipo posee una tonalidad vocal muy agradable al oído y es capaz de cantar todo lo que le dé la gana, como demuestra ‘Comatose’ que, llamadme loca, no veo muy lejos de Muse.

Me imagino que quien busque caña, a excepción de la metalcore ‘On The Case’ o la nu metal ‘Classical, el resto del repertorio le parecerá demasiado ‘suave’, y aunque es verdad que Dear Monsters llega a ser un poco empalagoso, a nadie le amarga un dulce ¿no? En cualquier caso, este tercer disco tiene potencial suficiente para que Bad Wolves inicien una nueva etapa sin lastres del pasado.

MARTA PUIG

Reseña Panorama
Bad Wolves
7
Artículo anterior¿Han firmado Mastodon su obra maestra?
Artículo siguienteConverge lanzan la dramática ‘Coil’ como segundo avance de ‘Bloodmoon: I’