Inicio Críticas de Discos ANNEKE VAN GIERSBERGEN – ‘The Darkest Skies Are The Brightest’

ANNEKE VAN GIERSBERGEN – ‘The Darkest Skies Are The Brightest’

Un trabajo sincero y sin pretensiones; como ella.

Todos hemos pasado por situaciones malas en el último año, pero para Anneke Van Giersbergen la mala racha ya venía de antes. En 2017, la artista que se dio a conocer en el mundo del metal con The Gathering quiso volver a la música más dura con el proyecto Vuur, y apostó todos sus ahorros en llevar a cabo la grabación, la promoción y una gira. A pesar de un disco excelente la cosa no terminó de cuajar.

Luego llegaría una crisis matrimonial, y finalmente el apagón total con la pandemia. Anneke se encontraba en un momento bastante oscuro, tanto personal como económicamente, y la manera para intentar reflotar todo aquello fue aplicando el arte japonés del Kintsugi. Trozo a trozo fue recolectando partes de su vida que se habían roto en los últimos meses, y el resultado es este maravilloso The Darkest Skies Are The Brightest. Es necesario explicar todas estas situaciones personales para entender cómo la vocalista holandesa ha llegado a este punto de inflexión, y por qué estas 11 canciones son su intento de sanar la herida a través de las armonías.

Aunque con proyectos como Agua De Annique o su propia carrera en solitario, ya la habíamos visto expresar su día a día a través de sus canciones, en su disco número 23 lo hace de manera más explícita revelándose como una magnífica cantautora acompañada de una guitarra acústica, su voz, violín, coros y poco más. Desde ‘Agape’ hasta ‘Love You Like I Love You’, las canciones tienen una vibra atronadora, por muy acústicas que sean, mezclando pop, rock y folk de una manera casi espiritual.

Por encima de todo, The Darkest Skies Are The Brightest se muestra como un trabajo sincero y sin pretensiones; como ella. No hace nada que no haya estado perfeccionando en los últimos 20 años, pero ha aprovechado un momento malo para convertirlo en oro. Apenas encontrarás melancolía en estas canciones, no juega a ser la víctima, sino a presentar una especie de manual de supervivencia, poniendo su voz y sus letras al frente de todo, con el resto de músicos haciendo un acompañamiento para complementar la historia.

Muchos seguirán deseando que vuelva a The Gathering, o que preste su voz a apuestas más cercanas al metal, pero Anneke parece encontrarse más cómoda en este formato y en este estilo, que podría encandilar a todo tipo de públicos. Tal poder, casi tribal, tienen estas canciones, que suenan como si lo hubiese grabado junto a Wardruna, pero arrastrándolas a su terreno.

JORGE FRETES

Reseña Panorama
Anneke Van Giersbergen
8
Artículo anteriorLa joya del día – ‘Sister Havana’
Artículo siguienteDaft Punk anuncian su separación